C O M P A R T I R

     

30 diciembre 2017

reflexión de 2017

Haz lo que te haga feliz, aunque sea arriesgado, aunque nadie lo entienda, aunque te falte el apoyo de... alguien. Vuela. Salta. Sonríe. Si te ha hecho sonreír, aunque haya sido una sola vez, ya ha merecido la pena. Que tu vida la haces tú. Que tu vida es lo que dejaste en tu pasado, lo que eliges en tu presente y lo que anhelas del futuro. Sueña. Inventa. Imagina. No sabes qué va a pasar, pero si puedes elegir ahora el camino por el que llegar. Viaja. Recuerda. Llora. Echa de menos. Agradece. Sin todo aquello, no existiría todo esto. Supera. Los pensamientos malos no pueden contigo. Tú eres mejor que ellos, que ellas, que todo eso. Tú eres el ahora, la verdad. Y la gente que vale la pena, se quedará. De una forma u otra, siempre están, siempre estarán. Y si algo acaba, que acabe, pero de la mejor manera. Aprende. Madura. Que saques algo de todo eso. Que algo bueno nazca. Familia. Amistad. No todo el mundo te va a caer bien. Ni tú a ellos. Y qué. Se amable. Ten principios. Que no te juzguen, no juzgues. Valora. Las personas son algo más que un adjetivo. Un sexo. Una edad. Descubre. Desobedece, pero porque tú quieres. Obedece, a tu corazón. Piensa. Decide. No cambies, mejora. Admite. Rectifica. Y disfruta cada momento como si estuviese creado solo para ti. Vive.



Lo he dicho todo sin decir nada. Y espero que hayas encontrado algo de ti, en todo lo mío. He aprendido mucho este año 2017 y para el 2018 solo espero aprender más, y que tú (quienquiera que me lea) aprendas conmigo.




fotografía: Klara Branchadell Jareño © INFINITOGRAFIA 2017